Infobae: Venezuela es la base de operaciones del terrorismo islámico en Latinoamérica – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Infobae: Venezuela es la base de operaciones del terrorismo islámico en Latinoamérica

La mayoría de las discusiones de hoy entre expertos, políticos y medios de comunicación se relacionan con el tipo de terrorismo yihadista/salafista sunita, ya que se considera la amenaza global más importante.

Según Mehmet Ozkan, profesor en la Academia Nacional de Policía de Turquía, los musulmanes latinoamericanos están muy bien conectados con las redes sociales, a través de las cuales muchos de ellos aprenden sobre el islam, la cultura árabe y el Medio Oriente. Sin embargo, la fuerte presencia de musulmanes latinos en los espacios virtuales no tuvo éxito para atraerlos a ISIS a través de estos canales. Hasta 2017, se cree que un total de 76 personas de América Latina (23 de Argentina, 50 de Trinidad y Tobago y 3 de Brasil) viajaron al territorio de ISIS. Si estos números son ciertos, indican claramente que los combatientes latinoamericanos constituyen menos del 0,003 por ciento de la población total de combatientes extranjeros.

El único punto de apoyo de ISIS en América Latina es Trinidad y Tobago, que se encuentra entre los países que más combatientes han contribuido al Estado Islámico per cápita. Hay más de 100 miembros del Estado Islámico que operan en la nación de las dos islas, según el informe del Centro Soufan de octubre de 2017, 70 de ellos son hombres y los restantes se dividen números iguales de mujeres y niños. Por tanto, los repatriados a Trinidad y Tobago debería establecer un centro de facilitación y logística para posibles combatientes extranjeros América del Sur y del Norte para cualquier teatro yihadista en el extranjero.

Por el contrario, el terrorismo de Hezbolá e Irán en América Latina aparece claramente como la mayor amenaza terrorista para el continente: testimonio de ello son los dos mayores atentados terroristas en Buenos Aires, en 1992 contra la embajada de Israel y en 1994 contra AMIA, el edificio de la comunidad judía. Esto además de los vínculos que tiene Hezbolá con los cárteles criminales y narcotraficantes en el continente.

Me gustaría enfocar mi presentación en las razones ideológicas y estratégicas detrás de las estrechas relaciones entre Venezuela e Irán y ofrecer una reflexión sobre el apoyo venezolano a Hezbolá a nivel político y operativo.

Las motivaciones estratégicas de Irán para coquetear con el régimen de Hugo Chávez y el matrimonio de conveniencia entre el presidente venezolano y el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad a partir de 2005, son bastante obvias.

Mirando hacia las banderas de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) y Hezbolá, queda claro que su objetivo estratégico no es la hegemonía en el Golfo o en el Medio Oriente, sino más bien la presencia e influencia global. Y el medio para implementar esta visión es mediante la lucha armada, simbolizada por el Kalashnikov. Según la doctrina Khomeinista, el terrorismo es un arma legítima de defensa contra Occidente, Israel y todos sus otros numerosos enemigos, incluida su propia oposición en el extranjero.

No podemos hablar sobre el terrorismo de Hezbolá sin enfatizar el hecho de que es una empresa conjunta entre el régimen teocrático en Teherán y su rama libanesa, una empresa en la que Hezbolá sirve como contratista de sus amos.

En el plano operativo, hay dos hermanos siameses: la Fuerza al-Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán y el aparato terrorista internacional de Hezbolá, que actúan en conjunto y en coordinación. Sin embargo, el primogénito de los hermanos, la Guardia Revolucionaria Islámica es el elemento principal de la empresa.

Los objetivos de Irán en América Latina, y por supuesto en Venezuela son:

– Apoyo a los opositores a Estados Unidos como contra peso para las presiones sobre el proyecto nuclear de Irán

– Devolver el ataque a Estados Unidos en su propio hemisferio y desestabilizar a sus gobiernos amigos

– Aumentar la penetración política y económica iraní y así permitir el desarrollo de una red de terrorismo y subversión regional contra EEUU y Israel

– Exportar la Revolución Khomeinista

El hecho de que el régimen de Chávez tuviera una firme influencia ideológica y política sobre los estados y líderes de la así llamada ALBA – Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, le dio al régimen de Teherán aún más incentivos para desarrollar relaciones cercanas con Caracas, así como una plataforma para aumentar la influencia de Irán y sus activos estratégicos en la región.

Menos claras fueron las motivaciones de Hugo Chavez a su tiempo.

Hugo Chávez y la estrategia de Norberto Ceresole

Aunque aclamado como un líder “socialista”, menos conocidas fueron las influencias fascistas en la cosmovisión y la política de Chávez.

Raul de Sagastizabal, uno de los jefes de los militares golpistas argentinos de extrema derecha, conocidos como Carapintadas, había recibido a fines de 1994 la visita en Buenos Aires de Chávez, quien acababa de abandonar la cárcel. Pese a que Chávez desarrollo el vínculo fundamental con los Carapintadas con su ideólogo, Norberto Ceresole, los nexos con De Sagastizabal jamás se rompieron.

Norberto Ceresole, sociólogo y politólogo argentino, un negacionista del Holocausto y enemigo jurado tanto de Israel como de los judíos, tomó contacto con los iraníes cuando se produjo el atentado contra la AMIA en 1994, año en que conoció personalmente a Hugo Chávez.

Él defendió públicamente a los iraníes, acusando a Israel de ser responsable del bombardeo de su propia embajada en Buenos Aires en 1992. Ceresole visito Irán y Líbano. “Encontré un movimiento árabe importante, inteligente. Pero su área de acción era el sur del Líbano: un grupo como imaginábamos que éramos nosotros hace muchos años, de patriotas”, dijo en su momento. Ceresole terminó escribiendo un libro admirativo sobre Hezbolá.

Ceresole asesoró al presidente Chávez, convirtiéndose en el mentor ideológico del teniente coronel y colaborador de su equipo de asesores, y viviendo el momento histórico del triunfo electoral de Chávez en Venezuela. Su libro, “Caudillo Ejército Pueblo: La Venezuela del presidente Chávez”, constituye para muchos venezolanos el basamento doctrinal de la Revolución Bolivariana.

La inteligencia militar venezolana se reestructuró según las líneas propuestas por él. También propuso la creación de una Oficina de Inteligencia Estratégica que podría ser financiada por Hezbolá, como su propia oficina en Madrid, un proyecto nunca implementado pero que posiblemente llevó a su expulsión de Venezuela por la oposición del sector “demócrata” de la Revolución, representado por el vicepresidente José Vicente Rangel. Sin embargo, Ceresole dejó su semilla en Venezuela, contribuyendo a constituir a dicho país en una reacción contra el imperialismo estadounidense, auspiciando una alianza entre Venezuela, Cuba e Irán. Ceresole jugó un papel central en el acercamiento entre Irán y Venezuela dentro de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo).

Sigue leyendo en Infobae

SuNoticiero

Join the Conversation