Alex Saab denuncia nuevamente a Cabo Verde: «Fui secuestrado» – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Alex Saab denuncia nuevamente a Cabo Verde: «Fui secuestrado»

Desde su captura en junio de 2020 en Cabo Verde (África), Alex Saab concedió su primera entrevista al medio colombiano El Espectador.

El testaferro de Nicolás Maduro que pasó de ser un empresario barranquillero a ser señalado por Estados Unidos de criminal y conocedor de los secretos del gobierno venezolano contestó desde su reclusión un cuestionario enviado por este diario. Desde 2019, el Departamento de Justicia de E.U. presentó una acusación (indictment) en su contra por supuesta operación de lavado de millones de dólares.

Saab asegura que cuando fue capturado en Cabo Verde todavía no existía una orden roja de la Interpol en su contra, agrega que la notificación fue expedida al día siguiente, es por eso que, en su opinión, que el Gobierno de actúa en complicidad con EEUU y agrega que en realidad fue «secuestrado»

A continuación la entrevista:

El tribunal de justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) concluyó que su captura en Cabo Verde es ilegal porque la notificación roja de Interpol se emitió un día después de su detención. Por tanto, este tribunal concluyó que no podía ser extraditado. A pesar de todo, la justicia y el gobierno de Cabo Verde concluyeron que usted será enviado a EE. UU, ¿por qué esta doble interpretación?

En primer lugar, dejemos clara una cosa. No estoy detenido, estoy secuestrado desde el 12 de junio de 2020. No hay justicia en Cabo Verde, sólo la voluntad de Ulisses Correia (primer ministro del país africano) y su equipo. En segundo lugar, el Tribunal de la CEDEAO dictaminó que mi detención era ilegal y arbitraria, ya que no se había emitido ni una notificación roja ni una orden de detención. La notificación roja se emitió al día siguiente y nunca se presentó ninguna orden de detención. Luego Interpol la tuvo que anular porque era ilegal.

En otras palabras, he sido secuestrado. No hay otra forma de describir mi situación. Cuando el agente que me detuvo, Natalino Correia, me dijo que tenía una notificación roja para mi detención, mintió. El hecho de que no hubiera ninguna notificación roja fue reconocido por sus subordinados, que redactaron el informe de la detención en los registros policiales. Tengo entendido que el propio Natalino Correia mantiene un perfil bajo debido a la sentencia del Tribunal de la CEDEAO. Sabe que nunca me mostró una notificación roja ni una orden de detención, ya que me empujó fuera del avión sin zapatos y luego le dijo al piloto que abandonara la isla inmediatamente.

Luego procedió a encerrarme en una celda donde me torturaron para que firmara una extradición voluntaria. Este secuestrador nunca se habría atrevido a actuar como lo hizo, sin el consentimiento directo del fiscal general (de Cabo Verde, José) Landim. Lo que significa que Landim también mintió. El ministro del Interior también participó en el secuestro y mintió. Incluso he oído rumores de que el Jefe de Seguridad Nacional de Cabo Verde, Carlos Reiss, conocido testaferro de los intereses estadounidenses, desempeñó un papel central en la coordinación de mi secuestro siguiendo instrucciones directas del Departamento de Justicia.

Y, por supuesto, ninguno de ellos habría tomado tal decisión sin la aprobación del primer ministro, Ulisses Correia. Tan pronto como Venezuela invocó mi inmunidad en las primeras horas del 13 de junio de 2020, el primer ministro Ulisses Correia debería haber ordenado mi liberación, pero no lo hizo, lo que lo convierte en cómplice de este secuestro y demuestra total falta de respeto por la CEDEAO, y siglos de derecho internacional consuetudinario que respeta el movimiento de los diplomáticos.

¿Cómo fueron las condiciones de su encarcelamiento en Cabo Verde?

Fui secuestrado por Cabo Verde en connivencia con EE. UU. y durante siete meses me mantuvieron en condiciones que el propio Departamento de Estado de EE. UU. ha calificado de “peligro para la vida”. Desde el primer día de mi secuestro, me torturaron y me presionaron para que firmara declaraciones voluntarias de extradición y prestara falso testimonio contra mi gobierno. Después, Cabo Verde me torturó físicamente tres veces más en la cárcel, además de torturas psicológicas constantes. Pregunte a cualquiera de los otros prisioneros que estuvieron allí. Pueden confirmarlo.

Mi equipo de defensa ha planteado esta cuestión a las autoridades de Cabo Verde en varias ocasiones, pero nunca hemos recibido respuesta. Soy un superviviente de cáncer en tratamiento y, a pesar de las numerosas peticiones para ser examinado por un oncólogo especializado (a mi cargo), nunca he recibido respuesta. En la cárcel me mantenían a oscuras durante 23 horas al día tumbado sobre el cemento. Perdí parte de la vista, por lo que ahora debo llevar gafas. Se me prohibió hablar o que alguien me hablara dentro de la prisión.

Ahora el lugar de mi secuestro se ha trasladado a una prisión rodeada por 50 policías caboverdianos armados que me vigilan las 24 horas del día y los drones sobrevuelan si me aventuro a salir al jardín. La policía tiene llaves de la casa y entra a voluntad, por lo que no tengo privacidad. A mi familia no se le ha permitido visitarme a pesar de que el tribunal de Barlovento lo autorizó y sólo se me permitió hacer mi primera llamada telefónica a mi familia cinco meses después de mi secuestro. A pesar de que mi asunto es un caso muy complejo, no se me permite reunirme con todo mi equipo legal.

¿Cómo ha sido su salud durante los meses que ha estado detenido?

Mi salud se ha deteriorado considerablemente en los últimos nueve meses. Necesito que me examine un oncólogo independiente, lo que he solicitado varias veces sin que las despiadadas autoridades caboverdianas hayan respondido. He perdido 25 kilos de peso.

Lee la entrevista completa en El Espectador

SuNoticiero

Join the Conversation